• IMG-20171015-WA0047

Fueron 2 semanas, intensas, recargadas, con días de sol y días grises, 2 semanas en las que la ansiedad, la curiosidad y la permanente sorpresa impregnaban el aire de Zen. Cada día que pasaba entre diversos trazos, pinceladas y contrastes se materializaba una idea que desde hace tiempo se gestaba e iba mutando y creciendo sin poder encontrar quien pudiera volverla colores, hasta que el Universo, o la simple casualidad para algunos, nos trajo a Pedro.

Pedro Gallinger nació en Argentina pero de solo verlo se sabe que hoy es un ciudadano del mundo, un artista que va desplegando su magia de país en país, regalando con cada obra finalizada un mensaje único e irrepetible para quien lo sepa apreciar. Le gustan las aves, las alas y toda esa idea de movimiento que proyectan, porque de alguna manera así es como vive, moviéndose, volando literal y espiritualmente. Para Pedro, la pintura es el resultado de una incansable búsqueda de conocimiento interior, y cada mural es producto del estado que en ese momento está experimentando y que lo va inspirando. Él carga de intenciones cada pincelada con el afán de que quien vea su obra sane, se reconecte o se sienta inspirado por un nuevo día.

En esta oportunidad el desafío para Pedro fue desarrollar (en un área de aproximadamente 70 m2), una obra que nos representara, que transmitiera parte de nuestra esencia y que en ese camino supiera destacar algunos aspectos característicos y representativos de nuestra zona, considerando las ballenas como un buen punto de partida, o como primer lineamiento. Y poco a poco se le fueron sumando los demás elementos que hoy la componen: el cardumen de peces, las gaviotas, la esfera que representa la flor de la vida dentro de la geometría sagrada, el mar, el faro, y un niño en bicicleta… mirando, contemplando. Así se gestó y nació “Ami y la Luz Marina”

Según nos cuenta Pedro, el nombre Ami se debe en parte, al libro “Ami, el niño de las estrellas”, cuyo protagonista es un pequeño extraterrestre proveniente de un mundo mucho más evolucionado y superior que el nuestro, que viene a la tierra para dar a conocer la clave de una vida en armonía, la "Ley Fundamental del Universo", y en su viaje conoce a Pedrito, un terrícola de 11 años quien será el elegido para salvar nuestro planeta de su propia destrucción, contando como si fuese un cuento, todo lo que vio y aprendió con Ami.

Para esta obra se tomaron como referencia los colores propios de nuestro entorno, destacándose así los de tono pastel como el magenta, el verde, el turquesa y el tornasolado, colores y efectos que de alguna manera promueven un estado de relajación a través de una combinación extraña y hasta mágica.

A través de “Ami y la Luz Marina” se detiene el tiempo para retratar el momento justo en que un niño que pasea por la playa en su bicicleta se deslumbra ante una visión fantástica y extraordinaria proveniente del cielo, en la que se ve a un grupo de peces que atraviesa una esfera transformándose al salir en una bandada de gaviotas, y todo bajo el amparo de una inmensa ballena tornasolada…

Y será que solo Ami la puede ver?

Gracias Pedro Gallinger!

  • IMG-20171015-WA0039-01
  • IMG-20171015-WA0057-01
  • IMG-20171015-WA0061-01
  • IMG-20171015-WA0045-01
  • IMG-20171015-WA0078-01